El eneagrama de la personalidad

Eneatipos: 1, 2, 3, 4, 5, 6, 7, 8, 9

EneagramaEl eneagrama de la personalidad es una herramienta de psicología que describe la personalidad de la gente de una manera dinámica, es decir, que en vez de poner etiquetas como lo hacen las clasificaciones de la psicopatología, detalla el problema por el cual se mueve cada personalidad, describiendo sus aspectos sanos e insanos. El dinamismo consiste en que esos problemas respecto a los que se mueven son los que tienen más graves cuando están peor y más sanos cuando están mejor (por ejemplo un eneatipo que sea cobarde, cuando está sano puede ser "el más" valiente) por eso no encasilla a las personas, sino que les indica cómo pueden salir de las limitaciones que ellos mismos se han creado. Ayuda a comprender a los demás y conocernos a nosotros mismos, desarrollando así nuestro potencial humano. Este modelo describe 9 tipos de personalidad distintos (los llamados eneatipos) y sus relaciones entre ellos a través de la figura geométrica del eneagrama.

Consideraciones preliminares

Todas las personas tenemos algo de todos los eneatipos, pero siempre hay uno que prevalece más que los demás: tu eneatipo básico de personalidad.

El eneatipo básico no cambia a lo largo de la vida, se define en la infancia, y se va desarrollando a lo largo de los años (según algunos autores, a los 25 años ya se ha formado por completo). Hay discusiones respecto a si es algo innato o si se forma (a los 5 años) a causa de los sucesos de la infancia (relación familiar, abandonos, críticas,...).

Todos los eneatipos del eneagrama pueden corresponder tanto a hombres como a mujeres, a veces se relaciona erróneamente por ejemplo al 8 con los hombres y al 4 con las mujeres. Ser un eneatipo no significa tener todos los rasgos de éste, especialmente, por la combinación que tienen éstos con las alas y los subtipos, por ejemplo, una característica del eneatipo 4 autoconservación es que no suele interesarle el mundo del trabajo ni ganarse la vida, pero si éste tiene mucha ala 3, entonces se mezcla con el 3 autoconservación, que es el adicto al trabajo, y por tanto anula la parte del 4 de no preocuparse por el trabajo.

Nombres de los eneatipos

Los nombres de los eneatipos sólo son una forma de llamarles para tener una referencia, pero cuando se usan palabras pueden resultar poco precisas, limitantes o engañosas, (por ejemplo al 4 le suelen llamar "el artista" pero hay multitud de artistas que no son 4). Además, dado que las personalidades cambian tanto, en ocasiones los nombres se refieren sólo únicamente a un estado de su ''nivel de desarrollo''. Por todas estas causas, se nombra a cada eneatipo con un número, para referirse a él de una forma objetiva. Estos números no tienen nada que ver con la numerología ni cosas parecidas y no tiene porqué ser mejor ninguno de ellos.

Continuum de rasgos

También llamado ''Niveles de Desarrollo''. Define el estado en el que se encuentra cada eneatipo. Se suele dividir en 9 estados (3 sanos, 3 promedios, 3 malsanos). Una persona, tanto a lo largo del día como a lo largo de su vida, va moviéndose de un estado a otro. Lo habitual es estar en los tres estados promedios.

Eneatipos

Eneatipo 1

Algunos de los nombres que se le ponen son: el perfeccionista, el reformador, el juez, el iracundo.

Poseen valores muy claros y suelen tener mucha integridad, son muy críticos y perfeccionistas, intentan arreglar el mundo y a sí mismos. Para ellos sólo existen dos opiniones, la suya y la equivocada. Les importa la verdad y la justicia. Se fijan un ideal de perfección imposible de alcanzar y sin tener en cuenta sus necesidades humanas. Persiguen ese ideal y castigan a quien no se amolda a él, también se castigan a si mismos por no poder alcanzarlo. Son sumisos a sus ideales. Reprimen mucho sus emociones e impulsos internos autocontrolándose, pero nunca consiguen reprimirlas tanto como querrían.

Eneatipo 2

Algunos de los nombres que se le ponen son: el ayudador compulsivo, el ayudador manipulador.

Sienten una necesidad de ayudar, cuando están muy sanos ayudan de una manera altruista pero cuando no lo están, ayudan para conseguir algo a cambio, aunque no son conscientes de ello. No se conocen a sí mismos, se ven con el privilegio de que los demás les den todo, a causa de los grandes esfuerzos que hacen hacia ellos, ya que no saben pedirlo, ni suelen saber satisfacer sus propias necesidades (porque no las conocen). Les gusta tener gente que dependa de ellos.

Eneatipo 3

Algunos de los nombres que se le ponen son: el buscador de estatus, el empresario.

Les importa mucho la apariencia, suelen ser muy productivos y tienen mucha autoestima. Desean que la gente les admire, y quieren ser los mejores. Cuando están mal, esa autoestima la intentan conseguir a base de rebajar al otro: para superarle, en vez de intentar mejorar ellos mismos, se esfuerzan en empeorar a los otros. Dan prioridad a las metas antes que a los sentimientos. Cuando están sanos, dejan de alimentar su imagen y empiezan a enfocarse en el ser, y es cuando curiosamente la gente les aprecia más.

Eneatipo 4

Algunos de los nombres que se le ponen son: el emocional, el artista, el individualista, el romántico.

Buscan la intensidad emocional, el dramatismo. Se guían a través de la belleza. Suelen ser muy creativos y tener mucha intuición. Son muy sensibles. Se sienten diferente a los demás, incomprendidos y también peores (pero eso no significa que lo sean). Cuando están mal son muy autodestructivos. Un colectivo donde suele abundar este eneatipo es en los emo.

Eneatipo 5

Algunos de los nombres que se le ponen son: el observador, el investigador.

Quiere comprender el mundo y todo lo que les rodea. Son personas cerebrales, enfocados en buscar la inteligencia. Son muy perceptivos y tienen mucha capacidad para establecer relaciones entre sucesos aparentemente no relacionados. Son capaces de vivir con muy poco. En la franja media, apenas se preocupan por el cuerpo. Son muy introvertidos. Cuando están mal, pueden tener problemas para interactuar con el mundo exterior. Son avariciosos, pero no tanto de dinero, sino más bien lo que acumulan es tiempo, conocimientos y energía. Casos extremos relacionados con este eneatipo son los de los savants y autistas.

Eneatipo 6

Algunos de los nombres que se le ponen son: el leal, el simpático, el escéptico.

Buscan estabilidad y seguridad, tienen un problema con la autoridad, ya sea porque dependen demasiado de la autoridad, o porque reaccionan contra ella de una forma pasivo-agresiva (contrafóbicos). Cuando están bien, son muy trabajadores y cumplidores, a la vez que graciosos y amistosos. Suelen necesitar el apoyo de grupos y valoran mucho la confianza de las personas, suelen dudar y desconfiar mucho. Habitualmente tienen baja autoestima, les suele gustar tener guías o manuales que seguir, pueden tener tendencias paranoicas.

Eneatipo 7

Algunos de los nombres que se le ponen son: el entusiasta, el epicúreo.

Suelen estar siempre alegres, a pesar de que les ocurran desgracias (algo muy común en su eneatipo ya que se meten en situaciones peligrosas), no suelen ser precavidos. Tienen mucha vitalidad y pueden ser muy animadores. Son coleccionistas de experiencias, viven en el mundo externo para evitar su mundo interno. Dispersos, impulsivos, e hiperactivos.

Eneatipo 8

Algunos de los nombres que se le ponen son: el desafiador, el jefe.

Son personas con una presencia imponente (no necesariamente tienen que ser musculosos, más bien es lo que transmiten). Decididos y enérgicos. Son dominantes, posesivos y activos. Con algunas personas son muy protectores. Son fuertes de carácter, ven la vida como una lucha donde los más fuertes sobreviven. No suelen mostrar sus sentimientos y se enfadan con facilidad. Le gustan los retos y el poder, son muy agresivos, también pueden ser muy vengativos.

Eneatipo 9

Algunos de los nombres que se le ponen son: el pacificador, el mediador.

Son personas tranquilas que buscan la paz y fusionarse con otros. Ante los problemas dejan pasar el tiempo sin preocuparse de resolverlos, suelen evitar los conflictos, son buenos uniendo bandos opuestos, son confiados y más bien perezosos, no tienen una identidad muy definida, a veces perciben mejor a los demás que a ellos mismos, les cuesta decir "no" aunque se resisten de una forma pasivo-agresiva, les gustan las cosas sencillas de la vida.

 

Cómo transcender cualquier eneatipo...

 


© www.eneagrama.info. Diseño realizado por Esencia Web.

subir